Absolutamente. Muchas personas asisten a terapia para su crecimiento personal, mejorar su autoconocimiento o simplemente tener un espacio para reflexionar sobre su vida.