La duración del proceso terapéutico varía según la persona y sus objetivos. Algunos encuentran beneficios en unas pocas sesiones, mientras que otros prefieren un enfoque a largo plazo.