Las Constelaciones Oníricas, una forma de orientarte hacia ti mism@

Las Constelaciones Oníricas, una forma de orientarte hacia ti mism@

Siempre me ha atraído la astronomía y mirar al cielo de noche, reconocer el cinturón de Orión, Hércules o situar la Osa Mayor y el triángulo de las 3 estrellas más luminosas de nuestro cielo: Antares, Altair y Vega. Las constelaciones estelares nos cuentan historias, mitos, nos hablan de arquetipos en la mente humana, de conflictos heredados por generaciones y generaciones, ofreciéndonos un apoyo con el que orientarnos en el océano y también en el alma.

Me resulta muy interesesante observar cómo, desde siempre, ha sido importante para el hombre y la mujer la necesidad de encontrar el sentido a todo lo que nos rodea, incluso uniendo los puntos de luces muy lejanas entre sí.

Observando diferentes trabajos con sueños desde el enfoque gestáltico y otros, me he dado cuenta de la profundidad del impacto que tiene sobre el soñador, y las demás personas que lo acompañan, el ser testigo de la representación de su propio sueño.

En la Constelación Familiar habla el mito de la familia, del clan, del árbol, mientras que en las Constelaciones Oníricas habla más bien el alma de las imágenes del que sueña en relación a su propia vida. Los que participan junto a él o ella, al igual que en las Constelaciones Familiares, lo hacen voluntariamente y eligen consciente o inconscientmente un rol, un personaje, permitiendo que el alma del instante se apodere de su cuerpo, sus emociones y sus sensaciones y opere a través de él o ella, desvelando algo. Del mismo modo, de nuevo, que suecede en las Constelaciones Familiares, en las Oníricas el que participa voluntario a menudo se encuentra también consigo mismo mediante una parte del otro. Así, todos ganan algo, soñador y acompañantes se van más cerca de sí mismos.

La base del trabajo que propongo procede de la idea de que para uno, salirse de su propio “tarro de basura” no es tarea fácil, para eso necesitamos la mirada del otro, la acción del otro, la palabra del otro y, entonces vemos, comprendemos, integramos y, con suerte, soltamos.
El trabajo de Constelaciones Oníricas es una bella oportunidad para ser testigo de un diálogo interior velado, de una forma de ver el mundo que condiciona, reconocer algo que es difícil ver solo, rescatar algo que permite, en definitiva, la sensación de ser más libre.

Por | 2018-12-21T18:26:28+00:00 febrero 15th, 2018|Sueños|Sin comentarios

About the autor:

Humanista, madre, terapeuta e integradora de sueños, curiosa insaciable, con la voluntad y el proyecto de acercar a las mujeres a su despertar espiritual y de abrir a las personas la visión de los sueños como aliados personales y colectivos.

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Carolina Podio, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en contacto@carolinapodio.com

Acepto la política de privacidad *

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Carolina Podio con la finalidad de atender mi solicitud. *